jueves, 6 de noviembre de 2008

La Frase del día III

Y bueno, hablando de fanatismos ideológicos y demás cosas [no, lo siento mucho pero no voy a hablar de la derrotade McCain ni del "accidente" acaecido antier en la ciudad, no se preocupen todos aquellos que estén interesados en mi postura política ya pronto voy a solicitar mi columna en La Jornada a ver que me dicen], les escribo pues quería contarles que el día de hoy en la clase del viejo Balcarcel, nos narró la historia de una estudiante que defendió a su queridísimo Hegel (el de la chica no el de Barcarcel, aunque creo que el también le echa porras de vez en vez)... de las críticas que le hizo en una ponencia. Bueno el punto es que el viejito explicó en una ponencia esos maravillosos pasajes donde Hegel dice que el espíritu en América no es tan "fuerte" como en el caso de Europa, por lo que se dio una serie de argumentos en contra y pro del filósofo alemán hasta que la chica afirmo al borde de la furia:
"Yo por Hegel sería capaz de entregar la vida"
ay güeeeeeeeeeeeeeeey!! no pos jajajajaj sin palabras... solo las risas contenidas en el salón de clases de los tres estudiantes presentes....

Post-Scriptum
y tú buen@ lector@ serías tan amable de responderme:
¿por qué filósofo o literato o músico estarías dispuest@ a entregar tu vida?

6 comentarios:

alfredo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ernesto dijo...

Aunque cada día me convenzo más de que los hegelianos de la facultad son capaces de cosas completamente absurdas y radicales, eso de dar la vida, me suena incluso hasta pasado de moda.
Pero si habría que darla por alguien, la daría por mi

alfredo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mengana dijo...

creo que yo la daría por Steiner
pero es que soy una grupi literaria

Sebastiana dijo...

Por nadieN... obviamente. Qué es eso de andar dando vidas... pos cómo, pues. Ni que fuera gato.

Santiago Quetzalcóatl dijo...

Yo la daría por S a n c h e z V á z q u e z. El señor ya es muy grande de edad y merece un poco más de vida. Claro no daría mi vida entera, pero si necesitan un donador de sangre, me canso que por él sí dono. Bueno no sería algo muy especial...

Más que el asunto de dar la vida esté o no pasado de moda, me parece que las risas contenidas reflejan muy bien tal problema. No se trata pues, de una cuestión de fanatismo o compromiso, sino como dice la multi-citada frase atribuía a Aristóteles: Amicus Plato, sed magis amica veritas.
El filósofo, entonces, difícilmente puede tener su más férreo compromiso intelectual con otro ser humano